Covid-19 y el sistema de salud en Colombia.

En esto estamos comprometidos todos, en un marco de aseguramiento público con la participación tanto del sector privado como público.

Al momento de escribir este artículo, el gobierno decidió extender la cuarentena hasta el próximo 26 de abril, esto como resultado del aplanamiento de la curva según el informe de los científicos y expertos del Instituto Nacional de Salud. Las dos semanas de extensión de la medida, es un tiempo valioso para continuar avanzando en la coordinación y el fortalecimiento del esquema de aseguramiento, prestación de servicios, operación logística y abastecimiento de materiales e insumos; no solo para responder adecuadamente al impacto de este nuevo virus sino a las atenciones que requieren los pacientes con enfermedades diferentes a esta infección, en especial las crónicas y huérfanas entre otras patologías.

Desde el aseguramiento, las Entidades Promotoras de Salud agremiadas en la Asociación Colombiana de Medicina Integral (ACEMI), continuamos trabajando para que la red de prestación de servicios trasforme el modelo de atención, al pasar en esta etapa de la atención intramural que es tradicional en la prestación, a la virtual y en el domicilio; en especial para los mayores de 70 años, los pacientes con diagnóstico de enfermedades crónicas o con alguna inmunodeficiencia; ampliar su capacidad de atención en urgencias, hospitalización y cuidados intermedios e intensivos. Los operadores logísticos, que dispensan los medicamentos a nuestros afiliados, también están en el proceso de transformación, puesto que deben entregar los medicamentos a domicilio para los pacientes mayores de 70 años. Adicional a esto, se sigue garantizando la atención de los pacientes con patologías no asociadas a COVID-19. 

Los costos de estos servicios se continuarán pagando con los actuales recursos disponible, es decir, Unidad de Pago por Capitación para lo incluido en el plan de beneficios (PBS) y el denominado presupuestos máximos para lo no incluido (No PBS). El compromiso es total para superar este reto lo más pronto posible con el menor impacto negativo en la salud de la población.

Adicional a esto, los aseguradores continuamos avanzando en realizar los trámites, solicitudes y órdenes a través de medios virtuales como Aplicaciones móviles (APP), sitios web y canal telefónico para facilitar este proceso; gestionando el riesgo, coordinando la red de servicios, siguiendo permanente la situación para tomar las decisiones dirigidas a solucionar las dificultades lo antes posible.

En el caso específico de Salud Total EPS-S, durante el pasado mes de marzo se emitieron 4,1 millones de autorizaciones a las IPS para la atención de nuestros protegidos, asegurando la continuidad de tratamientos para patologías como la artritis, cáncer, enfermedades huérfanas, HIV, enfermedad renal, cirugías, hospitalizaciones, servicios domiciliarios, apoyo diagnóstico y ambulancias entre otros servicios y, por supuesto, para los casos de COVID-19 que han requerido atención domiciliaria, urgencias, hospitalización o cuidados intensivos. El costo total de los servicios durante este mes ascendió aproximadamente 247 mil millones de pesos.

Adicional a lo anterior, durante los dos primeros meses de este año se le pagó a la red de prestadores de servicios y demás proveedores un total de 680 mil millones, en el 2019 el monto total de lo pagado fue de 2,54 billones, recursos que contribuyen a la liquidez de estas entidades. 

En cuanto a la entrega de medicamentos a la población mayor de 70 años, durante el mes pasado se dispensaron las fórmulas a más de 81 mil pacientes con los tratamientos que requieren para el control de sus patologías. 

Como se ha mencionado frecuentemente, esta es una situación extraordinaria, de la cual no se ha tenido experiencia por lo menos en el último siglo. Es un evento que se basa para su control en medidas no farmacológicas, tales como higiene, prevención y protección puesto que no se dispone de vacuna ni de tratamiento específico; que rebasa la capacidad institucional puesto que compromete a todo el conjunto de la población con su impacto económico, político y social; el aislamiento decretado y las medidas tomadas por el gobierno son prueba de esto. 

Por los inmensos desafíos se requiere un proceso de transición rápido para transformar, innovar, ingeniar nuevas soluciones y adaptarse a inéditas situaciones, resultados que seguramente utilizaremos como experiencias exitosas una vez se supere esta situación, en el día después, en beneficio de nuestros protegidos y para continuar siendo considerados como uno de los mejores sistemas de salud del mundo. 

En esto estamos comprometidos todos, en un marco de aseguramiento público con la participación tanto del sector privado como público, para asumir este reto de proporción universal con el liderazgo del Estado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Categorías